Partidiario

Criterios

 

Como se ha informado en el portal de Partidero.com, a finales de abril pasado Carlos Meza acusó, sin comprobarlo, que el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, desvió 200 millones de pesos del presupuesto para hacer campaña negra en contra del candidato de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) al gobierno de Puebla, Miguel Barbosa.

La tarde noche del lunes 6 de mayo, Indatcom difundió en las redes sociales municipales una imagen del candidato a gobernador por el PAN, Enrique Cárdenas Sánchez, y un texto en el que éste decía haber dedicado su vida a la educación (fue rector de la privada Universidad de las Américas Puebla) y lucha contra la corrupción, y que: “A diferencia de otros candidatos, yo no tengo nada que ocultar y por eso no le tengo miedo a la voz de los jóvenes. Nos vemos este miércoles 8 de mayo…”

Al siguiente día, martes 7, el presidente municipal Lemus Navarro, quien repite como alcalde postulado por Movimiento Ciudadano, escribió en un primer twitter: “Anoche, la agencia que maneja los contenidos de las cuentas de redes sociales del gobierno de Zapopan desde 2016, Indatcom, cometió un grave error, uno que no podemos pasar por alto.”

Luego, en un segundo mensaje por la misma vía: “…no puedo permitir que su falta de cuidado nos vincule con una campaña con la que no tenemos nada que ver”.

Finalmente, en un tercero: “Por ello he instruido que se dé por terminada nuestra relación con Indatcom a partir de este momento”.

No hay que olvidar que los del partido naranja, Acción Nacional y PRD integraron un frente común en las elecciones federales pasadas y ahora hacen lo mismo, por lo cual se duda que se haya tratado de un “grave error” y que presuntamente el Ayuntamiento pagó tal promoción electoral.

El grave error de su gente, o del propio Pablo Lemus –un tiempo conductor de radio– fue que apareciera públicamente el gobierno de Zapopan como el patrocinador de un candidato y de un partido muy específico… Y, por si fuera poco, en una campaña no sólo extramunicipal, sino extraterritorial: la poblana.

En mi cuenta de facebook escribí el martes pasado: “De un ‘error’ a un presumible delito electoral, sólo hay un paso”.

Además, ese “error” evidencia que la declaración del portavoz de Miguel Barbosa en contra de Alfaro pudiera tener algún sustento –sin que esto quiera decir que afirmamos que se hayan desviado recursos del erario estatal, y menos tratándose de tan grande cantidad, aunque uno nunca sabe–, pero sí acrecienta las dudas, toda vez que tanto el gobernador como el presidente municipal emanan del mismo partido político, el de los anaranjados.

En tanto se dilucida si son peras o manzanas en el caso de ese supuesto desvío para la campaña panista en Puebla, Hiram Torres, regidor moreno, presentó el miércoles 8 una denuncia en la Fiscalía Especializada en Materia de Delitos Electorales del Estado de Jalisco en contra de quien resulte responsable del presunto “desvío de recursos públicos con fines electorales que realiza el gobierno de Zapopan para financiar la campaña política del candidato a gobernador del estado de Puebla”.

No obstante, en descargo de Alfaro Ramírez y de Lemus Navarro, se debe tomar en cuenta que en esta segunda campaña política de Barbosa en un lapso tan corto para suplir la muerte accidental de la gobernadora Martha Erika Alonso (junto con su esposo Rafael Moreno Valle, al caer el helicóptero en que viajaban el 24-12-18), Morena está apostando muy fuerte, y aquí mismo en Jalisco se hace campaña disfrazada en notas periodísticas pagadas. Esto significa que atrás hay muchos recursos económicos.

En tanto, el candidato blanquiazul, Cárdenas Sánchez, declaró ayer mismo en conferencia de prensa en la Ciudad de México que en Puebla todo apunta a que habrá una elección de Estado, mientras que AMLO “se hace guaje” y que el 80 por ciento de la prensa local habla siempre bien de Barbosa y el 65 por ciento habla mal de Cárdenas.

Como quiera que sean las cosas en Puebla, el alcalde Lemus está en un brete que puede quitarle el sueño, salvo que se defienda con que hubo mano negra y que alguien indujo a la empresa de redes sociales a tal publicación.

Veremos si se confirma o no el presunto delito electoral que se castigaría con destitución y cárcel.

Mientras tanto, el mango de la sartén está del otro lado.

 

Imagen en portada: Pablo Lemus junto al fallecido exgobernador poblano del PAN, Rafael Moreno Valle.

Comentarios