Guadalajara, Jalisco.-Tras la polémica suscitada en torno a Carlos Lomelí Bolaños, delegado del gobierno federal en Jalisco, el gobernador Enrique Alfaro Ramírez, se deslindó de su posible injerencia en el tema ─toda vez que mantuvo una contienda contra el morenista por la gubernatura de la entidad y el presidente Andrés Manuel López Obrador advirtiera “grilla”─ y aseguró que “no tengo ánimo político en este tema”.

Entrevistado por medios de comunicación durante la presentación de Papirolas, Alfaro Ramírez envío un mensaje al mandatario federal: “Le aclaro al presidente de México que yo no estoy metido, ni tengo animo político en este tema”.

No obstante, señaló que su administración hará “todo lo que esté a nuestro alcance para hacer público, evidenciar y desmantelar la red de corrupción que hay en el tema de medicamentos en Jalisco, sea el empresario que sea”.

Adelantó el gobernador que el tema ya fue turnado a la Fiscalía Anticorrupción y que la corrupción en la adquisición de medicamentos no es una cuestión que se haya originado este sexenio, sino que se remonta al gobierno de Aristóteles Sandoval, cuando la Contraloría del Estado observó “la compra de medicamentos a una empresa comercializadora intermediaria, lo que encareció el precio de algunos productos. Eso, se analizó en su momento, podría haber implicado un posible quebranto a las finanzas del Instituto de Pensiones del Estado de Jalisco, en el que estarían implicados funcionarios de esa dependencia”.

El tema, analizado por el periodista Pedro Mellado en su espacio Puntos y Contrapuntos, señala que “en este caso en particular se tendrían que haber aclarado compras realizadas a la Distribuidora Médica Zeus por 80 millones 992 mil 725 pesos con 64 centavos, de los cuales, por lo menos 64 millones 511 mil 961 pesos con 56 centavos fueron facturados en forma fraccionada, presumiblemente irregular”.

Preguntado sobre la fuente que originó la polémica, Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, Enrique Alfaro la calificó como “respetable” y precisó que todas las empresas señaladas en la investigación serán vetadas de cualquier contrato de medicamentos a nivel local.

Por su parte, López Obrador dijo en conferencia de prensa matutina que la supuesta implicación de Lomelí Bolaños en la red de corrupción de medicamentos “es parte de una confrontación política que existe”.

“¿Saben cómo se le llama a esto? Coloquialmente grilla o más elegantemente politiquería. Pero de todas maneras nosotros no vamos a permitir la corrupción de nadie, trátese de quién se trate”, reviró.

No obstante, López Obrador prometió que habrá imparcialidad del gobierno federal para investigar el caso y castigar a los responsables.

Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda reveló que ya investigan a las empresas que abastecen de medicamentos al gobierno y que presuntamente cometieron irregularidades en la obtención de contratos.

“La instrucción que yo tengo de parte del presidente de la República es que se desarrollen las facultades de la Unidad con absoluta imparcialidad, incluyendo evidentemente gente de Morena en caso de que hayan cometido algún tipo de irregularidad”, puntualizó Nieto.

El pasado lunes Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad dieron a conocer un entramado de empresas relacionadas con Lomelí Bolaños, mismas que fueron beneficiadas por diversas administraciones públicas, incluyendo la federal, con la adquisición de medicinas.

Comentarios