01 de agosto de 2022.- Prácticas inhumanas, que van desde los toques con varas o chicharras eléctricas, hasta el jaloneo de animales con cables de acero para obligarlos a bajar de los tráileres, que derivaron ya en el caso de un toro al que le trozaron un cuerno, es uno de los muchos ejemplos que se presentan en el Rastro Municipal de Guadalajara.

Videos y fotografías que llegaron hasta la redacción de Partidero Jalisco, muestran cómo en esta dependencia del Ayuntamiento de Guadalajara, se llevan a cabo prácticas que, a decir de especialistas y organizaciones defensoras y protectoras de animales, ameritarían sanciones e incluso hasta la clausura del lugar.

En un primer video, tomado hace aproximadamente un mes, se observa cómo una res llega moribunda y está sin fuerza dentro de la unidad y varios hombres realizan una maniobra no permitida por el reglamento y las normas federales.

Lo amarran con un cable de acero y empiezan a jalonearlo, lo que le provoca que se le troce uno de sus cuernos. “Ya le tumbamos el cuerno”, se escucha decir a uno de los hombres que colaboró y que se aprecia, no forma parte de algún cuerpo de médicos veterinarios que deberían haber supervisado la maniobra.

No conforme con ello, el animal estresado, pasó de inmediato al área de sacrificio, sin esperar a que hubiera salido de su crisis.

De acuerdo a la normatividad, el animal debería haber sido insensibilizado arriba de la unidad para evitar más sufrimiento y estrés, acción que no se hizo y mucho menos fue ordenado por los especialistas, en cambio, se le amarró con un alambre de acero que, por igual, no debe ser utilizado en dichas maniobras.

En otro video se observa a un hombre con una vara llamada chincharra eléctrica, que utilizó para dar toques a los animales a través de los orificios de la unidad, a fin de obligarlos a que caminen y bajen del tráiler.

Estas acciones son comunes y frecuentes en un centro donde se violan infinidad de normas en materia de bienestar animal, según consta en los videos.

La llegada de animales al rastro debe estar supervisada por médicos veterinarios, se les tiene que dejar reposar (de 12 y hasta 24 horas, según sea el caso) ya que vienen incluso algunos deshidratados de viajes de hasta siete horas y no se debe de pasar de inmediato al área de sacrificio.

Debe haber tiempos de espera entre la descarga de animales en los corrales, el peso en la báscula y el pase al área de sacrificio.

Violación de la Ley

Al llevar a cabo estas prácticas inhumanas en el Rastro de Guadalajara, se violan normas como: la NOM-051-ZOO-1995, que habla del “trato humanitario para la movilización de animales”, así como la NOM-033-ZOO-1995 que señala del “sacrificio humanitario de los animales domésticos y silvestres” y la NOM-033-SAG-ZOO-2014, de “métodos para dar muerte a los animales domésticos y silvestres”.

 

Sanciones

Fue en el mes de abril de 2019 que diputados locales de LXIII en Jalisco aprobaron tipificar como delito los actos de tortura, maltrato y crueldad animal, incluyendo a los rastros que no cumplan con las Normas Oficiales Mexicanas establecidas para ello.

Se establece incrementar la pena y confiscar los animales a quien a través de la tortura o extrema brutalidad realice actos de crueldad o muerte a los animales.

Los legisladores aprobaron que las personas que no utilicen los métodos establecidos en la Normas Oficiales Mexicanas en la materia y decidan sacrificar a un animal para el abasto de alimentos prolongando su agonía o muerte, tendrá sanciones de hasta dos o tres años de cárcel, además de sanciones económicas que van desde los ocho mil 490 pesos, hasta los 33 mil 796 pesos.

Comentarios