Select Page

El regreso de Leticia

El regreso de Leticia

Mirada Violeta

Criterios

 

Leticia Galarza Campos nació el 8 de diciembre de 1952 en Ciudad Juárez Chihuahua, México. Hija de Benigno Galarza y de  Josefina Campos, Leticia fue la segunda de 13 hijos. Muy joven se incorporó a las filas de la “Liga Comunista 23 de septiembre”.

Tenía 21 años cuando tuvo una hija con David Jiménez Sarmiento, quien fue líder de la brigada roja de la Liga 23 de Septiembre y que es asesinado el 17 de agosto de 1976, cuando Leticia estaba embarazada.

Ya desde entonces, Leticia estaba siendo perseguida por el gobierno, se movía por diferentes lugares del país y del entonces Distrito Federal, cargaba ocasionalmente con su pequeña hija o la dejaba al cuidado de familiares y amigos. Aunque sabía que eso también era peligroso, como ocurrió en agosto del 1977, cuando llegaron al domicilio de la familia Galarza Campos, en Ciudad Juárez, más de 10 hombres fuertemente armados y se llevaron detenidos a Francisco Javier Galarza, hermano de Lety de entonces 18 años y su madre Josefina Campos a los  que les vendaron los ojos y trasladaron con rumbo desconocido.

Durante su encierro, que duró 2 días, los estuvieron torturando psicológicamente. La policía se llevó de la casa todo tipo de documentos oficiales, fotografías, pasaportes, etc. Siempre estuvieron preguntando por el paradero de Leticia, quien aún no había sido detenida. En el lugar donde los mantuvieron en tortura también se encontraba Patricia Galarza Campos, de entonces 19 años y a quien habían detenido en el centro de la ciudad.

Los interrogatorios y tortura siempre estuvieron encaminados a conocer el paradero de Leticia. Les advirtieron incluso: “que si querían verla viva que dijeran donde estaba, o que si no de lo contrario la matarían o la desaparecerían cuando la encontraran”.

Después de 2 días de tortura fueron liberados y abandonados cerca del aeropuerto de Ciudad Juárez; les señalaron que se hincaran y que contaran hasta 100 y luego que se quitaran la venda de los ojos, se fueran y no dijeran nada, porque de lo contrario los matarían.

Los siguientes meses hubo una vigilancia estrecha a la familia. A finales de enero de 1978 llegaron a informar, mediante una carta anónima, la detención de Leticia en el Distrito Federal. Años después, se conoció que la carta fue enviada por Amanda Arciniega, actualmente expresa política.

La última información que se conoce de Leticia es que fue vista viva en enero de 1978 en el campo militar Nº 1. A pesar de que las autoridades negaron su detención, ahora se sabe que Leticia Galarza Campos, fue detenida-desaparecida en México por la policía política de la Dirección Federal de Seguridad Nacional “brigada blanca”, el 4 de enero de 1978, en el Distrito Federal.

Su detención fue dirigida por Salomón Tanos y Miguel Nasar Haro, era la época del gobierno de José López Portillo. La familia de Leticia nunca más supo de ella y desconocía también el paradero de su hija. Ahora se sabe que Lety quiso proteger a su hija Alejandra y le pidió a su compañero de lucha Mario Álvaro Cartagena López “El Guaymas” que la resguardara con su familia.

La mamá del “Guaymas”, la señora Graciela, se trasladó de Guadalajara a la Central Camionera del Norte en el Distrito Federal, donde Leticia Galarza le entregó a su hija envuelta en una cobijita amarilla.

Lety le dijo a Graciela: “En un mes regreso por ella”. Lety no regresó, fue detenida y desaparecida con apenas 23 años de edad.

De esto da cuenta la ficha de ingreso del 18 de febrero de 1978 de Leticia Galarza al campo militar No. 1. El documento fue firmado por Miguel Nazar Haro, en aquel entonces titular de Dirección Federal de Seguridad, una oficina dependiente de la Secretaría de Gobernación y encargada de secuestrar y desaparecer a las y los guerrilleros comunistas.

Este 27 de mayo de 2019, Alejandra Cartagena López, hija de Leticia y de David y amada como hija propia por Graciela, se reencuentra con su propia historia de vida al nacer su pequeña hija a la que envuelve en una cobijita amarilla. Sin duda, es el regreso simbólico de Leticia, a quien le damos la bienvenida como su propio nombre lo dice: con muchísima alegría.

 

lupitaramosponce@gmail.com

@lupitaramosponc

 

Foto: Alejandra Cartagena, hija de Leticia Campos/Twitter.

Comentarios

Acerca del autor

Guadalupe Ramos Ponce

María Guadalupe Ramos Ponce es doctora en Cooperación y Bienestar Social por la Universidad de Oviedo, además de investigadora y académica de la Universidad de Guadalajara. Funge también como coordinadora del Comité de América Latina y El Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer en México (CLADEM) en Jalisco.

Quienes Somos

Tradoc-Blackstone

Tradoc-Blackstone: Pasión en movimiento

1

Videocolumnas

Loading...

Tweets Recientes

Hemeroteca

Compartir