Román Munguía Huato

 

V. Aunque la Ley de General de Educación Superior, aprobada en marzo pasado, promovida por el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), es de corte burocrática y neoliberal ─dejando intocables a las mafias universitarias, y no resolverá la profunda crisis de la educación universitaria a pesar de sus loables intenciones─ es muy cierto que un movimiento para una reforma universitaria debe surgir de las propios estudiantes y académicos, pues no debemos esperar milagros de un Mesías redentor.

A López Obrador le corresponde, por su parte, la responsabilidad de auditar a las universidades públicas con la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), de la Secretaría de Hacienda, para contribuir al propósito de trasparentar el uso de los recursos financieros universitarios.

Si queremos mejorar la educación universitaria para mejorar el país, también es necesario cambiar el país si queremos cambiar a la educación universitaria. Es urgente pugnar por una Reforma Universitaria Democrática para beneficio especialmente del pueblo trabajador mexicano.

 

III de III

También te recomendamos:

Mafias universitarias (I)

Mafias universitarias (II)

Comentarios